Nadim Morhell
2012, Argentina & Uruguay
Medidor de viscosidad sanguínea para diagnóstico en neonatos
Biotechnology

Los aparatos usados habitualmente para medir la viscosidad de la sangre durante la práctica clínica requieren sacarle al paciente muestras de hasta 4 mililitros de sangre. Un bebé al nacer tiene solo unos 300 mililitros en su cuerpo, por lo que estas extracciones –que se les realizan con el objetivo de detectar enfermedades como la policitemia- pueden suponer un riesgo para ellos.
Sin embargo, un dispositivo desarrollado por el joven físico Nadim Morhell, titulado por el Instituto Balseiro (Argentina), apenas requiere una gota de sangre para ofrecer un resultado preciso en unos pocos minutos. “Nuestro sensor se enmarca dentro de los microviscosímetros capilares basados en un chip cuyo funcionamiento consiste en hacer fluir la sangre a través de unos microcanales bajo una diferencia de presión”, explica Morhell.  Como bajo las mismas condiciones los fluidos más viscosos fluyen más despacio, midiendo la diferencia de presión, la velocidad y el tamaño de los canales, puede inferirse la viscosidad de la sangre, en este caso la de los recién nacidos.
El aparato del joven, para el que ya ha solicitado una patente nacional y están gestionado su posible patente internacional, está formado por un chip descartable de un solo uso, donde se colocaría la gota de sangre, y un sensor electrónico para medir el chip. En este momento, el equipo de Morhell está desarrollando una plataforma de microfabricación para los chips que les permita producir y comercializar este y otros futuros dispositivos de diagnóstico inmediato.
A nivel empresarial, Morhell planea crear una empresa asociada a  la universidad y con los organismos gubernamentales que han apoyado su desarrollo para transferir su microtecnología a la industria. Paralelamente, su equipo sigue trabajando en nuevos prototipos que incorporan mejoras al viscosímetro actual, y en otros diseños con aplicaciones diferentes en los que intentan “integrar la microtecnología a sensores portátiles e interactivos”.